Acondicionamiento de Lana
 
Grifa Verde   Grifa Celeste

  

Uruguay se caracteriza por la producción de lanas que son destinadas a la confección de vestimenta y tejidos de interiores, como consecuencia de las razas ovinas predominantes. Para preservar su buena calidad es que se desarrollaron las normas de acondicionamiento de lanas (acordadas entre los productores laneros, a través del SUL, y la industria lanera) con el objetivo de garantizar una adecuada cosecha y presentación.

Tradicionalmente los principales defectos de presentación encontrados en lanas uruguayas fueron: 

  • Presencia de de fibras coloreadas, principalmente puntas quemadas por la orina
  • Contaminación con polipropileno (plastillera)
  • Contenido de fibras vegetales filiformes (con forma de hilo)
  • Pobre separación de distintos tipos de lana (garreo, barriga, puntas quemadas)

Con el objetivo de resaltar las virtudes de las lanas y garantizar una buena cosecha es que se desarrollaron las normas para el acondicionamiento. Dichas normas son una serie de pautas a seguir al momento de la esquila para lograr presentar la lana libre de contaminantes (fibras coloreadas y contaminantes), separando e identificando los diferentes tipos de lana que los ovinos producen y detallando correctamente los diferentes bultos obtenidos. De esta forma, el productor podrá alcanzar un mejor precio al vender su lote.
 
SUL elaboró normas para el acondicionamiento de las lanas y grifas en las cuales se incluyen recomendaciones para el trabajo de descole previo a la eliminación de las puntas quemadas por orina, la preparación de las instalaciones (bretes de encierre y en el galpón de esquila) así como la presentación de requerimientos de personal y equipamiento necesarios para acondicionar los vellones en función de la cantidad de esquiladores.
 
Un lote acondicionado tendrá lana envasada en bolsas o fardos de polietileno, con bultos de lana vellón (vellones A, vellones B, vellones I y vellones L) y de subproductos (P: pedazos, BGA: barriga, PQ: puntas quemadas y G: garreo). En términos generales, la proporción de los bultos de un lote de lana será 70 % lana vellón y 30 % lana de subproductos. No obstante, al momento de comercializarlo se pagará el lote de acuerdo a la antigua proporción 90-10 (90 % vellón y 10 % lana de barriga) que se obtenía con la esquila tradicional.
 
Desde el SUL se estimula a que los productores realicen el acondicionamiento de sus lanas ya que se existen señales del mercado que pagan mayores precios por estos lotes. En la actualidad está acordado con la industria lanera un sobreprecio de 2 centavos de dólar (U$S 0,02) por kilo de lana grifa celeste y 7 centavos de dólar (U$S 0,07) por kilo de lana grifa verde. De hecho, son mayores las diferencias relativas en los precios logrados en las últimas zafras por lotes con diferentes grifas: a similar tipo de lana, con grifa verde se pagan más que los con grifa celeste y éstos más que los lotes sin acondicionar.
 
Cada productor es libre de presentar su lote de lana de acuerdo a su preferencia y no es obligatorio realizar el acondicionamiento. Sin embargo, una vez que se decida acondicionar el lote, se debe cumplir con las normas establecidas y acordadas con la industria lanera. Las normas de acondicionamiento son únicas, pese a que en la actualidad coexisten dos grifas: la verde y la celeste. Se presentan características de cada una de ellas.
 
Grifa verde
 
Solamente las empresas de esquila acreditadas por el SUL pueden colocar esta grifa a los lotes de lana en la medida que la majada se encuentra en buenas condiciones. Son empresas que han demostrado conocimiento y una correcta aplicación de las normas de acondicionamiento, disponen de personal capacitado y son los responsables de la calidad del trabajo. Las empresas acreditadas disponen de un número que las identifica y se incluyen en un listado elaborado por el SUL que se actualiza cada zafra en función de las altas y las bajas. En muchos casos disponen de enfardadoras y están también capacitadas para brindar el servicio de calado de lotes y medir de manera objetivas las características de lana.
 
Cada año, previo al inicio de una nueva zafra, se realizan reuniones entre técnicos del SUL y empresarios de esquila acreditados para evaluar temas relacionados a la cosecha de lana y firmar un contrato de uso de la grifa. A su vez, se trabaja de manera coordinada entre las empresas de esquila, los técnicos del SUL y los operadores laneros para lograr garantizar una buena calidad de trabajo. En caso de constatarse faltas en el acondicionamiento, el empresario puede perder de manera temporaria o permanente la acreditación.
 
Grifa celeste
 
El productor es el responsable de la calidad del trabajo realizado y quien decide si coloca la grifa a su lote o no en la medida que se cumplan con las normas de acondicionamiento. Por no haber oposición de intereses entre quien recibe los beneficios de la grifa y quien fiscaliza la realización de un buen trabajo, en la actualidad es heterogénea la calidad de trabajo: existen lotes con la grifa celeste bien hechos y otros que no cumplen con las normas de acondicionamiento acordadas. La presencia de puntas quemadas en lana de vellón (por no descolar o por hacerlo de manera insuficiente), así como la incorrecta separación de vellones son los principales defectos constados.
 
A partir de la zafra 2015 el productor debe completar un formulario al momento de retirar las grifas indicando dirección de contacto y teléfono, nombre del establecimiento, número de DICOSE, departamento, cantidad y raza de ovinos y quién será la empresa de esquila (propia o contratada). Esta iniciativa se retomó para mejorar el conocimiento por departamentos en relación a la esquila y planificar mejor las acciones del SUL.
 
Grifa celeste registrada
 
Recientemente, luego de reuniones mantenidas con las industrias laneras, se planteó desarrollar una nueva estrategia piloto que permita identificar aquellos lotes de productores que cumplan con las normas de acondicionamiento de lanas y que por diferentes razones no logran acceder a los servicios de una empresa acreditada.
 
Para esto, el SUL desarrolló instancias de capacitación en calidad de lana y acondicionamiento para productores que realizan su propia esquila. Aquellos productores participantes, en la medida que demuestren voluntad y suficiente nivel de conocimiento para acondicionar su lote de lana de acuerdo a las normas vigentes y se responsabilicen por el acondicionamiento de su lote de lana quedarán incluidos en un registro habilitante para el retiro de grifas celestes y su uso. El término “registrada” significa que formarán parte del listado confeccionado por el SUL que será de acceso público en su página web, permanentemente actualizado y de conocimiento de los compradores de lana para facilitar la comercialización.




 


Dirección: Servando Gómez 2408 esq. Camino Carrasco - CP: 12.100 - Tel.: (+598) 2606 0707 Fax: (+598) 2605 0101